Páginas vistas en total

miércoles, 22 de noviembre de 2017

Cuchallón de Villasobrada, 2414 m. Cara norte, via "Plumas"

El valle de las Moñetas se cierra al norte, en su parte media-alta, por el cordal que se extiende desde la Peña Castil hasta la Morra. En este enclave se desgaja, al sureste del mismo, la prominente e individualizada cima del Cuchallón de Villasobrada (centro de la imagen).

Podemos tomar como tres las aproximaciones más evidentes que nos acercan a esta montaña. Por en norte, saliendo desde Sotres, remontando las Moñetas tras pasar por las Vegas del Toro. También partiendo desde el refugio de Urriello, para subir la canal de la Celada y cruzar la Collada Bonita. Y si se accede por el sur, acercándose desde el refugio-hotel de Áliva por la Canal del Vidrio como mejor opción. (mapa M.A. Adrados)
Esta última es la que nosotros utilizamos ya que este día accedemos a los Picos desde Liébana.
Partimos del refugio de Áliva y nos encaminamos hacia las inmediaciones del chalé real, teniendo la canal del Vidrio siempre visible.


En la parte superior de la canal, con la Peña Vieja mostrándonos su celebérrimo “espolón de los franceses”,
y a nuestra derecha según ascendemos, la Garmona destacando en el cordal de Juan de la Cuadra.
Seguimos en todo momento el camino que nos llevaría a la Collada Bonita, pero no tendremos que llegar a ella. Atravesamos el Hoyacón de Villasobrada por su derecha siguiendo el camino y sin perder altura rodeamos la montaña por su vertiente suroeste, hasta llegar al collado que separa dicho hoyo del Jou de los Machos.
En la siguiente foto vemos el Cuchallón desde la Torre de las Colladetas, con las tres aproximaciones descritas anteriormente.
Desde el horcado de las Colladetas, que separa el Hoyacón de Villasobrada del Jou de los Machos, nos encaminamos hacia la cara norte del Cuchallón. Seguimos en dirección a la marcada canal que, cayendo vertical desde la cima, parte en dos la vertiente septentrional de esta montaña. Foto tomada desde la Torre del Oso.
Abajo la descripción de la ruta.

La gran canal la vamos a tomar solamente como referencia de entrada a la vía, ya que más arriba, la misma se cierra con bloques y llambrías aumentando considerablemente la dificultad del terreno y la escalada.
Entramos entonces en la misma y a los pocos metros de meternos, la abandonamos, saliendo por la izquierda a un terreno de gradas (II-) que nos permitirá seguir avanzando hacia la cumbre. 
Un poco por encima, nos encontramos de frente una zona de roca anaranjada en la pared, que da comienzo al tramo más pendiente de la vía. La superamos y trepamos rectos hacia arriba por terreno de III grado con una cierta verticalidad (clavo) y roca bastante aceptable. 
Abajo, elevándonos con la Aguja de los Martínez, Torre del Oso y del Carnizoso detrás de nosotros.
Seguimos en esta dirección y por este terreno durante unos metros que son mantenidos y salimos así sobre la vertiente este de la montaña, perdiendo ahora inclinación y dejando a nuestra izquierda un tinglado de rápel (cordinos y mosquetón) sobre un gran bloque que podemos utilizar en el descenso. 



Avanzamos unos 30 metros por terreno suelto de I grado hasta casi debajo de la cima, que alcanzamos sin más dificultad a nuestra derecha con un sencillo paso.
Vista hacia arriba de los últimos metros.

Cima del Cuchallón de Villasobrada,
con la Peña Vieja al sur,
y esta panorámica al noroeste que se extiende desde los últimos Campanarios y la doble cumbre de la Morra, hasta una Peña Castil totalmente iluminada por el sol.
Iniciamos el descenso por el mismo itinerario de subida, en dirección norte durante unos metros hasta la horcadina donde se encuentra el bloque laceado.
Una vez allí, si bien el montaje no invita a descolgarse rapelando, si se puede utilizar para destrepar el tramo más vertical ayudándote con la cuerda y un prusik en caso de llevarla.
Una vez destrepada esta zona, en poco tiempo te vuelves a poner en la entrada de la canal. 
Sólo queda volver por nuestros pasos en el camino de vuelta hasta Áliva.
En resumen una forma rápida y directa de alcanzar la cima del Cuchallón de Villasobrada desde las inmediaciones de la Collada Bonita. Sin pasos complicados que nunca superan el tercer grado y con una roca que, sin ser totalmente franca, permite trepar sin sobresaltos.

3 comentarios: